Huella ecológica

¿Por qué deberíamos calcularla?

¿Sabías que cada acción que tomamos deja un rastro en el ecosistema y tiene un costo ambiental real? Calcularlo nos ayudará a descubrir cuántas toneladas de CO2 emitimos al año con nuestro estilo de vida. Además de animarnos a maltratar menos al planeta.

«Todos queremos vivir una vida que nos dé satisfacción, pero el planeta es uno, y siempre debe ser capaz de proporcionarnos todos los recursos que necesitamos.

Mathis Wackernagel, un renombrado ambientalista suizo y fundador de la organización sin fines de lucro Global Footprint Network, dice que si realmente queremos asegurar un futuro sostenible, todos deberíamos aprender a vivir dentro de los límites de la capacidad de regeneración de la naturaleza. Por lo tanto, el objetivo debe ser utilizar los recursos que la naturaleza nos ofrece para vivir bien ahora, dejando intacta la posibilidad, o más bien la certeza, de que las generaciones futuras vivan igual de bien.

Y todo esto sería posible midiendo y manteniendo bajo control la demanda del hombre hacia nuestro Planeta. ¿Pero somos y hemos sido capaces de hacerlo? Una pregunta que Wackernagel se planteó hasta el punto de encontrar la respuesta en el concepto de «huella ecológica», desarrollado en 1990 junto con su colega William Rees: un valor que calcula, en hectáreas, la porción de tierra que un individuo (pero también una familia, una ciudad o incluso una nación) necesita para producir todos los recursos que consume y para absorber sus residuos.

En la práctica, es un cálculo comparado entonces con la capacidad de la Tierra para regenerar esos recursos ¿Podemos imaginar la huella ecológica? Sí, como la señal más o menos incisiva de nuestro paso por el mundo. Cuando la huella ecológica es alta, significa que estamos exagerando las demandas y que la Tierra está luchando por «mantenerse al día» con ellas.

La ecuación es simple: si consumimos demasiado, nuestra huella ecológica crece y la capacidad de la Tierra para reproducir recursos disminuye rápidamente, con repercusiones negativas en su salud: y esto es lo que está sucediendo, tanto que, según los científicos, ya necesitamos más de un planeta y medio para satisfacer todas nuestras necesidades. Y, si continuamos a este ritmo, para el 2050 terminaremos consumiendo como si tuviéramos 2 planetas Tierra disponibles.

La huella ecológica y nuestra forma de vida

Gracias al concepto de la huella ecológica, es posible relacionar el estilo de vida y el consumo de una población con «la cantidad de naturaleza» que se necesita para sostenerla.

Ninguno de nosotros piensa realmente en ello, pero desde que desayunamos hasta que vemos la televisión después de la cena, cada una de nuestras acciones diarias (junto con las de toda la población mundial) deja una verdadera huella ambiental capaz de afectar a la salud del planeta que, además de sufrir una enorme cantidad de CO2 emitida por nuestras acciones, debe regenerar todos los recursos que utilizamos.

Cómo calcularlo

Entendemos: si nos preocupamos por nuestro futuro (sostenible) y el de las generaciones futuras, tenemos que empezar a calcular nuestra huella ecológica personal para entender cómo reducir nuestro impacto ambiental. Calcularlo es sencillo: sólo tienes que probarlo en www.footprintcalculator.org y descubrir si nuestro modo de vida no mantiene a raya las emisiones nocivas.

¿Estamos empezando a cambiar los hábitos?

Cualquiera que sea el cálculo de la huella ecológica, lo que podemos hacer inmediatamente es cambiar nuestro estilo de vida, por ejemplo, prefiriendo las bicicletas a los coches, comprando alimentos de temporada con una cadena de suministro corta, evitando el uso desmedido de mensajes de texto y correos electrónicos (¿sabías que enviar 8 correos electrónicos emite la misma cantidad de CO2 producida por un coche que recorre alrededor de 1 km?

  • Leave a Comment