Usar la olla a presión

Ahorro y rapidez

Reduce significativamente el tiempo de cocción y, por lo tanto, ahorra horas valiosas y consumo: descubra cómo utilizar la olla a presión para una cocción rápida y saludable.

La olla a presión es el aliado ideal en la cocina: permite acortar el tiempo de cocción de los alimentos – ahorrando incluso la mitad del tiempo que normalmente se necesita – y mantener los nutrientes en los alimentos que se perderían con otras técnicas.

Aprender a utilizarlo bien significa ahorrar tiempo, ahorrar en facturas y obtener platos más sabrosos y sanos, ¡y usar menos sal y aceite! De hecho, la olla a presión conserva los sabores y garantiza comidas ligeras. Así que aquí hay algunas curiosidades y consejos sobre esta herramienta que cambia la vida (al menos en la cocina) y cómo usar la olla a presión para aprovechar todas sus ventajas.

¿Quién inventó la olla a presión?

Una curiosidad: cuando en el siglo XVII el físico y matemático francés Denis Papin inventó el digestor, el primer prototipo de olla a presión, no tenía fortuna comercial. Las cosas cambiaron después de la Segunda Guerra Mundial: fue entonces cuando se presentaron las patentes de los modelos mejorados y el éxito, esta vez, no se hizo esperar.

Cómo funciona la olla a presión

La olla a presión suele ser una olla de acero inoxidable con un fondo difusor de acero y aluminio, equipada con una tapa -también de acero inoxidable- y una junta que garantiza un cierre hermético. En esta cámara de cocción se impide la evaporación del líquido de la olla: el vapor retenido crea presión y, como el aumento de los niveles de presión corresponde al de la temperatura de ebullición, los alimentos se cocinan en tiempo récord y se conservan sus características nutricionales.

La presión y la temperatura internas se controlan mediante la válvula de funcionamiento o de ventilación y la válvula de seguridad de la tapa de la olla: ¡úsala sin miedo!

Cómo usar la olla a presión

Antes de comprar una olla a presión, evalúe la capacidad que necesita: sólo necesitará un modelo de 3 a 5 litros para 1-3 personas, mientras que si tiene una familia más grande, elija una de más de 5 litros.

Si no sabe cómo utilizar la olla a presión, en primer lugar lea atentamente su manual de uso y consérvelo para consultarlo tantas veces como lo necesite: indica el tiempo de cocción con la olla a presión y la cantidad de líquido a utilizar en función de la preparación, suele contener una colección de recetas y sobre todo ilustra las características específicas del modelo, que son variables.

A continuación se dan algunas indicaciones generales sobre los modelos más comunes.

  • En la olla a presión debe haber siempre una cierta cantidad de agua u otro líquido (caldo, vino, salsa de tomate, etc.), variable según el alimento a cocinar y el tiempo de cocción, aproximadamente desde un mínimo de 250 ml hasta 2/3 de la capacidad de la olla.
  • una vez que la tapa se cierra, comienza la cocción a fuego fuerte. Tenga en cuenta que antes de introducir el líquido y cerrar la tapa puede – si su receta lo requiere – saltear y dorar en una olla abierta.
    cuando la válvula de funcionamiento emite su típico silbido, significa que el líquido interno está hirviendo y la olla está bajo presión: en este punto baja la llama al mínimo y comienza a contar el tiempo de cocción.
  • Cuando haya terminado de cocinar – o si quiere comprobarlo – y apague el calor, deje la olla en reposo hasta que todo el vapor haya salido de la válvula de ventilación (y la presión interna haya bajado), o abra la válvula manualmente, después de lo cual puede quitar la tapa.

Cómo usar la olla a presión dependiendo de los platos

Es ideal para preparar platos que requieran una larga estancia en la estufa: para carnes cocidas, carnes hervidas y guisos, por ejemplo, el tiempo de cocción en una olla a presión se reduce a la mitad. También se reduce a la mitad en el caso de las legumbres remojadas, que la alta temperatura las hace más digeribles y nunca hay que salarlas – en general, se debe usar muy poca sal en la olla a presión.

En menos de media hora tendrás una sopa o minestrone y en 7-8 minutos un risotto. Las verduras y el pescado, entonces, se cocinan en un abrir y cerrar de ojos: en este caso, es mejor utilizar la cesta de vapor, que normalmente se proporciona.

Sólo un poco de práctica y no necesitarás comprobar los tiempos, la cantidad de líquido a utilizar y las técnicas del manual de instrucciones de tu olla a presión: ¡será un juego de niños utilizarla!

  • Leave a Comment